Psicología de masas en el siglo XXI

PorPedroHoyos

Psicología de masas en el siglo XXI

El sistema de producción, por su propia lógica de crecimiento, va llenando con productos todos los huecos que angustian al ser humano. ¿Te angustia envejecer? Te ofrecemos cirugía. ¿Te angustia no tener éxito social? Te ofrecemos un coche. ¿Te angustia no pertenecer? Te ofrecemos diferentes ideologías identitarias. Y si no te angustias, te intentamos angustiar. ¿Cómo? Instaurando un Ideal inalcanzable, obligándote a ser feliz.

La caída de las grandes doctrinas universales ha dado paso al auge de ideologías sectarias.

“Las ideologías son sistemas de conceptos e ideas socializadas y vinculadas a los intereses gremiales y particulares de un grupo concreto. Hay que entender entonces que todo discurso ideológico se fundamenta en el uso de una racionalidad acrítica y adulterada, y que por configurarse en oposición a otros grupos sociales suele tener como finalidad el escarnecimiento público del contrario y su destrucción” (Hernández, 2018).

La ideología es un discurso que sostiene el síntoma (entendiendo por síntoma aquel efecto visible que remite a una posición inconsciente) y cierra la pregunta que abre todos los interrogantes angustiosos, la pregunta por la responsabilidad personal: ¿qué me pasa y qué puedo hacer con lo que me pasa?.

Pueden continuar leyendo el artículo AQUÍ.

 

Comparta la entrada en sus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

About the author

PedroHoyos administrator

3 Comments so far

EstelaPosted on3:44 am - Nov 6, 2019

“Hoy hablaba de eso con un viejito que se habia quedado dormido mientras le decia que los verdaderos enemigos puede que no esten sólo en el “otro” partido político o ideología, puede que estén también haciendo su trabajo continuo en las letras de las canciones, en mensajes que parecen publicidad de productos pero que son adoctrinamiento que sientan bases de ideas y que una vez propagadas son unidas por lideres de opinión, comunicadores para crear de a poco un castillo …hacia un CARPE DIEM de la inmediatez de la realización del deseo, que devora a tu propio yo. Sólo eres tu propio consumidor siempre insatisfecho. Ya que te estás convirtiendo a ti mismo en mercancía….”

    PedroHoyosPosted on5:53 pm - Nov 6, 2019

    Hola Estela:

    Yo creo que en todos nosotros, si rascamos lo suficiente, acabamos encontrando algún discurso, alguna mentira que, sin embargo, nos sostiene, nos humaniza, nos hace pertenecernos y nos da sentido; quizás al modo en que antes lo hacían los relatos religiosos. El problema, como bien sabemos, es esta gran fábrica de mentiras perversas que nos rodea, esta red de falsificaciones e ideologías sobre la que rara vez reparamos, como el pez no repara en el medio acuoso en que vive. No podemos desprendernos de nuestros síntomas, pero sí podemos dar a la gente un Nombre del Padre; y esto puede ser una figura estable y amorosa, un ejemplo de dignidad, un libro como El Quijote o como La divina comedia… No podemos seguir abandonando a una generación entera.

    Gracias por el comentario.

EstelaPosted on7:04 pm - Nov 6, 2019

No lo llamaría mentira, tal vez mecanismo de autoprotección que tiende a una idealización de lo que en verdad encajaría con nuestra “propia visión” de la sociedad.
En relación a las vinculaciónes interpersonales y factores emocionales, que de una manera u otra, cumplen la función de proteger a la sensibilidad alojada en el “yo”.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies